Blog

Aisladores y disipadores de energía

Sistemas de Protección Sísmica
A pesar que su inclusión en el diseño de la estructura representa un gasto adicional, destacados ingenieros consideran que se trata de una inversión altamente rentable que garantiza no sólo una reducción sustancial de posibles daños a la estructura y al contenido del edificio sino también a las personas que lo habitan.
Diversos geólogos han advertido que Lima y el norte del país vienen mostrando desde hace varias décadas un silencio sísmico el cual ha encendido las alarmas de prevención en la población.
La forma como ha sido concebido el diseño de las estructuras de las edificaciones resulta primordial para mantener a salvo a millones de personas. Las construcciones con más de 40 años de antigüedad, por ejemplo, no contemplaron ningún tipo de norma de prevención sísmica, lo que las hace más vulnerables ante un movimiento telúrico.
No podemos evitar la ocurrencia de un sismo de gran magnitud pero contamos con las herramientas técnicas suficientes para reducir considerablemente los daños que pueda causar un terremoto. Los dispositivos de protección sísmica más usados en el extranjero y que se encuentran en etapa de introducción en nuestro país son los aisladores sísmicos y los disipadores de energía. Aplicar este tipo de tecnologías resulta relevante para forjar una cultura de prevención sísmica que no sólo debe incluir a los ingenieros, sino a los inversionistas y empresarios del sector construcción.

Aisladores sísmicos
Estos dispositivos aíslan al edificio de toda la energía que el suelo introduce por causa de un evento telúrico. Su aplicación en diferentes edificaciones en Latinoamérica y especialmente antes y después del terremoto ocurrido en Chile, ha tenido resultados alentadores.
“El aislador sísmico desacopla la estructura del suelo y hace que la aceleración sísmica no pase y si lo hace, que esto ocurra en una proporción mínima.
Entonces la estructura se comporta como un bloque rígido que se mueve sobre los aisladores en desplazamientos relativamente pequeños. Por lo tanto, ya no hay desplazamiento entre piso a piso que es lo que destruye la edificación
En los edificios de construcción convencional, que están fijos a tierra, se amplifica la aceleración sísmica en las partes altas, en cambio una edificación que está sobre aisladores se mueve como un bloque, se estabiliza y la amplificación sísmica es menor”, afirmó el ingeniero estructuralista Carlos Casabonne, gerente general de Gallegos Casabonne Arango, Quesada Ingenieros Civiles.

Aislamiento Sísmico

Leer más

El Terremoto y el Aluvión

Y así, en pleno esplendor; cuando más anhelos, más esperanzas, más expectativas bullían en la mente ciudadana; el aciago 31 de Mayo de 1970, sin anuncio, sin preámbulo, en forma súbita, incontrolable, se produjo el cataclismo más horrendo de todos los tiempos. La tierra embravecida se agrietaba abriéndose tremendas zanjas humeantes; luego, el desprendimiento de un inconmensurable alud del pico norte del Huascarán cayó de bruces sobre Yungay, borrándolo totalmente del mapa, sepultando miles de vidas y ocasionando inmensas pérdidas materiales. Yo lo vi porque estuve ahí, y me salve milagrosamente por haber ido a espectar el Circo llevando un centenar de niños para quienes gestioné gratituidad del espectáculo. Al comenzar el fatídico terremoto la función circense no se iniciaba pues estuvo anunciaba para las 3:30 p.m.

Foto Terremoto 31 de Mayo

El terremoto, según aseveran los científicos, liberó energía equivalente a 500 bombas atómicas. El alud tenía 70 millones de toneladas de masa morrénica y era 30 veces mayor que el que en 1962 destruyó Ranrahirca. El movimiento sísmico alcanzó de 5 a 7 grados en la escala de Richter. Era el más intenso del planeta en la era cristiana. Leer más

Cartilla de primeros auxilios

En la siguiente cartilla se explican los procedimientos básicos a considerar en los primeros auxilios.

Cuidando nuestro medio ambiente

Consejos para cuidar el medio ambiente desde el barrio. Todos  los seres humanos del planeta podemos cuidar nuestro medio ambiente, por eso es imprescindible que tomemos conciencia del compromiso que debemos hacer para cuidar el ambiente.

Todos sabemos que el principal contaminante es el bióxido de carbono (CO2), que diariamente se libera en la atmósfera por la actividad humana. Con los siguientes consejos podemos cuidar el ambiente.

Reciclar: Se puede dejar de emitir más de una tonelada de CO2 por reciclar la mitad de los desechos en un año. Es importante separar los residuos orgánicos, de los inorgánicos como:  papeles, vidrios, plásticos, latas, etc., en algunos lugares se entregan bolsas de diferentes colores para que las familias separen sus residuos.

Utilizar lámparas de bajo consumo: son algo más caras que las comunes, pero duran años sin necesidad de cambiarla. Remplazar la lámpara puede salvar casi 70 kilos de CO2 en un año.

Jardín: Si tienes un jardín evitar usar pesticidas contaminantes para el medio ambiente. Tener por lo menos una planta es beneficioso para el ambiente, esta absorberá toneladas de CO2 durante su vida.

Consumo de agua: Calentar agua consume mucha energía, se puede utilizar reductores de flujo en las canillas (169 kilos de CO2 menos al año). Solo basta con usar un vaso de agua para cepillarnos los dientes, también hay que ducharse en vez de bañarse.

Estimación de riesgo de peste

Diapositivas tomadas del curso sobre “Evaluación de Riesgos” dictado por el INDECI y el Comité Regional de Defensa Civil – La Libertad.

Contiene información actualizada sobre la peste bubónica, sus factores de riesgo, signos y sín­tomas generales, así­ como casos presentados, todo esto en un gran trabajo elaborado por el Dr. MANUEL FERNANDO AGREDA SÁNCHEZ.

Los Tsunamis en el Perú

El Perú como parte integrante del Sistema Internacional de Alerta de Tsunamis en el Pací­fico, a través de su Sistema Nacional de Alerta de Tsunamis ha desarrollado importantes actividades con el fin de optimizar este Sistema de Alerta, difundiendo información relacionada con la ocurrencia de tsunamis en sus costas y la forma de mitigar sus efectos.