Defensa Civil

El Terremoto y el Aluvión

Y así, en pleno esplendor; cuando más anhelos, más esperanzas, más expectativas bullían en la mente ciudadana; el aciago 31 de Mayo de 1970, sin anuncio, sin preámbulo, en forma súbita, incontrolable, se produjo el cataclismo más horrendo de todos los tiempos. La tierra embravecida se agrietaba abriéndose tremendas zanjas humeantes; luego, el desprendimiento de un inconmensurable alud del pico norte del Huascarán cayó de bruces sobre Yungay, borrándolo totalmente del mapa, sepultando miles de vidas y ocasionando inmensas pérdidas materiales. Yo lo vi porque estuve ahí, y me salve milagrosamente por haber ido a espectar el Circo llevando un centenar de niños para quienes gestioné gratituidad del espectáculo. Al comenzar el fatídico terremoto la función circense no se iniciaba pues estuvo anunciaba para las 3:30 p.m.

Foto Terremoto 31 de Mayo

El terremoto, según aseveran los científicos, liberó energía equivalente a 500 bombas atómicas. El alud tenía 70 millones de toneladas de masa morrénica y era 30 veces mayor que el que en 1962 destruyó Ranrahirca. El movimiento sísmico alcanzó de 5 a 7 grados en la escala de Richter. Era el más intenso del planeta en la era cristiana. Leer más

Los Tsunamis en el Perú

El Perú como parte integrante del Sistema Internacional de Alerta de Tsunamis en el Pací­fico, a través de su Sistema Nacional de Alerta de Tsunamis ha desarrollado importantes actividades con el fin de optimizar este Sistema de Alerta, difundiendo información relacionada con la ocurrencia de tsunamis en sus costas y la forma de mitigar sus efectos.